Bienestar Social estudia crear una bolsa común a los ayuntamientos de la comarca de Molina para garantizar la ayuda a domicilio

La Delegación provincial de Bienestar Social estudia poner en marcha en la comarca de Molina de Aragón un proyecto para llevar a cabo la ayuda a domicilio a través de una bolsa compartida entre ayuntamientos de la comarca.

“Se busca gestionar las horas a domicilio de otra forma diferente a como se hace ahora en la que cada Ayuntamiento pide un número de horas exacto y se circunscribe a su municipio a través de un convenio. Lo que pretende es tener una bolsa común de ayuda a domicilio entre todos los ayuntamientos de tal modo que se puedan ver beneficiados de estas horas ayuntamientos que ahora mismo no tienen esa opción”, explica la delegada de Bienestar Social, Inmaculada Tello.

Eso permitirá que no se ‘pierdan’ esas horas en algunos municipios mientras que en otros se necesitan. De este modo se compensarán entre municipios vecinos y partirá de un acuerdo común de todos ellos, insiste la delegada de Bienestar Social.

“Se está estudiando en estos días, a la vista del estudio del servicio de ayuda a domicilio en la zona, y se decidirá a lo largo de este mes de diciembre si finalmente se puede llevar a cabo”, señala Tello, quien resalta que en la orden que recoge este convenio se contempla esta modalidad de realizar el servicio a un grupo de ayuntamientos.

En caso de ponerse en marcha será la primera vez que se realice en esta modalidad en toda Castilla-La Mancha y comenzaría en 2021. 

Curso para profesionales de atención sociosanitaria

Por otra parte, un total de 17 personas desempleadas de la comarca de Molina de Aragón participan en un curso puesto en marcha por el Gobierno regional para formar profesionales en atención sociosanitaria a personas dependientes.

“Estamos intentando que haya gente formada en el tema sociosanitario porque siempre hemos tenido una problemática en las zonas rurales más alejadas de la capital. Y es que cuando buscamos personal profesional para trabajar en este tipo de ámbito nos cuesta muchísimo encontrarlo. Ahora con toda la situación que tenemos de covid todavía se nos ha complicado más”, explica Tello.

Desde Bienestar Social llevan tiempo analizando los motivos de esta escasez de personal que pasan porque “la gente no quiere desplazarse tan lejos para ir a trabajar. Entonces hablando con Empleo le consultamos qué tipo de cursos podíamos ofertar en la comarca para formar a estas personas. De esta forma nosotros ganamos trabajadores de aquí en la zona para las residencias y el servicio de ayuda a domicilio y también ganamos estabilidad en la zona, evitando que los jóvenes se vayan”, afirma la delegada de Bienestar Social.

De este modo surgió esta formación “que ha sido un éxito. Fue todo muy rápido. En apenas dos semanas se organizó todo y promocionó para apuntarse”, explica la delegada que señala que actualmente se están formando 21 personas, pero se está estudiando volver a convocar una formación similar en la zona ya que hubo personas que se quedaron fuera debido a la elevada demanda.

Esta formación cuenta con 200 horas lectivas a la que hay que sumar una parte de prácticas. “Las prácticas las van a poder hacer en las residencias de mayores, en las viviendas de mayores y en ayuda a domicilio”, explica Tello, quien matiza que este curso habilita para la atención en todo este tipo de recursos asistenciales.

Se espera que estos alumnos tengan una alta tasa de empleabilidad ya que, como señala Tello, existe una alta demanda de este perfil profesional. “Desde Bienestar Social se ha abierto una bolsa en la que se pueden inscribir y que se facilitará a las residencias, privadas y concertadas, para ayudarles a encontrar personal porque les está costando muchísimo encontrar este tipo de profesionales en la zona”, señala Tello.

La delegada de Bienestar Social destaca que el perfil de este profesional está cambiado ya que, “según pudimos ver, los alumnos que se han inscrito son en general gente joven cuando lo habitual es un perfil con una edad mayor, algo que considero esperanzador”.

El curso está previsto que concluya el próximo mes de marzo, cuando hayan finalizado tanto la formación teórica como práctica, y “ya puedan incorporarse al mercado laboral”.

Fotografía: Delegación de la Junta.

Deja una respuesta

CAPTCHA ImageChange Image

Cerrar menú
Ir a la barra de herramientas