El ejemplo de los Batanes

El pasado 23 de agosto un grupo de amigos cubillejanos junto a dos centenares de molineses llegados de toda la comarca participamos en una estupenda cata de vinos de la familia Martínez Bujanda (con bodegas en varias denominaciones de origen), organizada con absoluta pulcritud  y brillantez, como siempre, por el Molino del Batán, el mejor sitio posible, uno de esos lugares mágicos de nuestra querida Molina.

En medio de la degustación, disfrutando del excelente vino de la Finca Valpiedra y de las no menos extraordinarias tapas que bajo la atenta mirada de los hermanos  Jesús y Pedro Asensio llegaban a las mesas para deleite de todos, en esa pradera paradisiaca que han creado a las orillas del río Gallo y con una temperatura envidiable a la caía de la tarde molinesa, uno de los compañeros de cata  comentó que si a él le llevan a este lugar con los ojos tapados, sin saber de dónde viene ni dónde está, después de conocer el sitio, el entorno, el clima, ver el desarrollo del evento, la calidad del servicio y de los productos allí degustados podría «jurar» que estaría en un hotel de lujo en Marbella, tal vez en uno de los mejores de Madrid o quizá en uno de esos lugares tan publicitados y fastuosos de Ibiza.

Pues no, por suerte para nosotros estábamos en Molina de Aragón, en pleno páramo castellano, a orillas del río Gallo y en el Molino del  Batán, a unos pocos kilómetros de Cubillejo de la Sierra, mi pueblo, rodeado de gente estupenda de Molina, Milmarcos, Prados, Torrubia, Torrecuadra de Molina… que disfrutaban de una noche a recordar entre copa y copa de buen vino, maridado a la perfección con elaboradas tapas de calidad superior y un servicio impecable digno de lugares de la más alta enjundia.

Y así es El Molino del Batán, un lugar emblemático de nuestra ciudad y comarca que después de 20 años de enorme trabajo, dedicación, esfuerzo y sobre todo voluntad de hacer bien las cosas han convertido este antiguo batán por el que pasaba el trigo de los labradores de media comarca en un lugar mágico que es un referente para el turismo de calidad de Molina de  Aragón, un ejemplo.

Sus promotores desde los inicios, Clemente Sanz, de Terzaga, desde hace unos meses felizmente jubilado y a quien tuve la suerte de conocer y compartir amistad en el entonces mítico bar Colón, y los hermanos Pedro y Jesús Asensio, que provienen de Campillo de Aragón y siguen al pie del cañón con una exquisita amabilidad y cordialidad en el trato, han mostrado el camino a seguir para un sector que adolece, salvando contadas excepciones en la comarca, de profesionalidad y, tal vez, de ganas.

 Y eso es precisamente lo que ellos, los tres, han tenido durante más de 20 años, ganas, muchas ganas y voluntad de trabajo y sacrificio para poner en valor este molino harinero del siglo XIX, recuperarlo del abandono y convertirlo en un lugar mágico para el turismo molinés,  con huerto y museo etnológico incluido, donde ahora confluyen cazadores, pescadores, familias al completo, senderistas y amantes de la naturaleza, parejas felices que buscan rincones exclusivos, turistas de toda clase y condición, que disfrutan de esas instalaciones maravillosas y de los atractivos de Molina y toda la comarca.

A la espera de que por fin Molina vea las puertas de su parador nacional de turismo abiertas, hoy podemos afirmar, sin  temor a equivocarnos, que los Batanes han sabido abrir el camino desde hace 20 años al turismo de calidad que precisamos en nuestra comarca si realmente queremos aprovechar todos los recursos monumentales y naturales, que son muchos e importantes y están infrautilizados, para crear un sector próspero y de futuro. Podemos mirarnos, con orgullo absoluto, en este lugar maravilloso.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Gracias por este estupendo artículo. Comparto este reconocimiento para los promotores y dueños de la finca Los Batanes. Como dices, si cerramos los ojos y los abrimos en medio de esta finca podríamos pensar que estamos en un cottage de cualquier hotel de lujo.
    Y mil gracias a los organizadores!!
    Esfuerzo, ganas y saber hacer quedan patentes. El entorno también cuenta!!

Deja un comentario

Cerrar menú
Ir a la barra de herramientas