EL TEATRO ZORRILLA, 5 AÑOS DESPUÉS

Cuando en septiembre del 2014 se volvieron a abrir las puertas del teatro Zorrilla, un profundo sentimiento de emoción se apoderó de todos los Milmarqueños.

Más de cincuenta años de abandono durante los cuales el tiempo había hecho estragos y su aspecto ofrecía una imagen triste y desoladora.

A finales de los años 70 con la primera Diputación democrática, hubo un intento de adquisición para restaurarlo, sin embargo, trabas legales y problemas de la familia propietaria, impidieron llevar a cabo esa misión. Pero afortunadamente, los técnicos de la institución provincial, levantaron los planos que sirvieron para rehabilitarlo a imagen y semejanza del estado original.

Cinco años después de su reapertura, el balance no podía ser más satisfactorio y los veranos en Milmarcos han representado una nueva ilusión entre los lugareños. Hay que resaltar la formación de una compañía local de teatro (Cascurro Varietés) que ha representado ya dos obras con gran éxito.

El Ayuntamiento, propietario del teatro, realiza las programaciones y ha conseguido un acicate cultural que se echaba en falta en el pueblo durante los veranos y el resto del año. Milmarcos, a través del teatro ofrece una completa y variada oferta de actividad cultural difícil de encontrar en el entorno.

Además de la programación veraniega, se realizan actividades en otros meses del año y se ofrece como recurso a los grupos del entorno y como lugar idóneo para la celebración de eventos (el galardonado grupo del IES de Molina “El Giraldo” ha representado sus obras y se ha celebrado el día de la Mujer Rural).

A este programa lo llamamos “Los veranos del Zorrilla” y como ejemplo las representaciones de este verano con teatro clásico (El caballero de Olmedo) y teatro contemporáneo (los Cuernos de D. Friolera representado por La Garnacha premio Max de teatro aficionado 2019). La música y el canto también han estado presentes en una Gala Lírica y un concierto en acústico de Música Actual. Homenaje al poeta León Felipe, representación de cuentos y leyendas y la proyección de varias películas de cine clásico y actual, han completado la oferta de este verano.

La existencia del teatro y las actividades en el desarrolladas, han elevado la autoestima de las gentes del pueblo y también de los pueblos de alrededor ya que cada verano se acercan al Zorrilla muchos paisanos del entorno. Esta actividad también ayuda a mantener servicios básicos como el bar, la tienda, etc., gracias al ir y venir de compañías y grupos que actúan en el teatro y a las gentes que vienen de otros lugares a las representaciones. Además, cosa importante, diversifican la oferta de actividades del verano en el pueblo ofreciendo algo más que las clásicas fiestas de verbenas y charangas.

La recuperación del Teatro Zorrilla de Milmarcos, ha supuesto un revulsivo importantísimo para la villa demostrando que se puede ayudar a evitar la muerte de los pueblos con iniciativas de este tipo.

Deja un comentario

Cerrar menú
Ir a la barra de herramientas