Empresarios somos todos y, sin empresarios, no hay futuro

Últimamente, oíos hablar mucho de despoblación, y surgen ideas, pero ningún proyecto real para evitar esa sangría que se está produciendo en nuestros pueblos. Y es que, hay una parte de nuestra provincia, a la que se la conoce como la Siberia española, por el bajo índice de densidad de población.

Y si preocupa el bajo número de habitantes, no es menos preocupante la falta de inversiones en esas zonas, tanto sociales como empresariales, porque empresas, haberlas, hay y llenas de grandes profesionales que, con su esfuerzo diario y su sacrificio, tanto personal, económico como empresarial, logran que esa parte menos favorecida de nuestra provincia, siga teniendo vida.

Y cuando hablo de menos favorecida, no me refiero a que tengan menos recursos, porque los tienen, naturaleza, cultura, historia, gastronomía, aspectos que se pueden explotar para atraer inversiones, me refiero al hecho de que estos empresarios tengan que pagar los mismos impuestos que cualquier otro que se encuentre en una zona más poblada, también industrialmente hablando.

Unos empresarios o emprendedores que, en muchas ocasiones, no pueden poner en marcha sus proyectos por falta de infraestructuras y una de ellas, quizás en los tiempos en los que vivimos más imprescindible sea la cobertura de móvil y de internet. Porque, señores de la administración, están modernizando la administración para que todos los trámites sean telemáticos, pero como van a poder solicitar una ayuda, una obra pública, o pagar sus impuestos una persona o empresa que no puede ni confirmar a sus clientes una reserva porque no dispone de cobertura…

Desde CEOE-CEPYME Guadalajara, creemos que hay que empezar la casa por los cimientos y, en ello estamos trabajando, para que la zona de Molina disponga de todos los servicios como si estuvieran en el Corredor del Henares. Porque nuestros empresarios se merecen el mismo respeto de aquel que se levanta todas las mañanas para abrir su negocio y genera puestos de trabajo y riqueza en su pueblo y su comarca, ya sea la tienda de alimentación de un pequeño pueblo o el taller mecánico de uno más grande.

Pero no solo son las infraestructuras, los empresarios de los pequeños pueblos de nuestra provincia necesitan una fiscalidad diferente. No se pueden soportar los mismos impuestos a una gran empresa ubicada en una gran zona industrial, que a un pequeño negocio que mantiene vivo un pueblo de 100 o 10 habitantes y da servicio a una veintena de municipios de los alrededores.

Si queremos emprendedores en nuestros pueblos, no hay que ponerles trabas, hay que facilitarles su implantación, así como incentivar que quieran fijar su residencia en estas zonas, para ello, además de trabajo, necesitan servicios sociales.

Gran parte de nuestros socios son pequeños y mediamos empresarios, autónomos de los de toda la vida, empresas que todavía ven en los pueblos más ventajas que en las grandes urbes y por ellos, nuestros servicios llegan a toda la provincia, con asesoramientos, jornadas, cursos y actividades en todas las comarcas. Sabemos que todavía nos queda mucho por hacer para poner en valor a los empresarios de la zona rural, pero seguiremos trabajando para que los municipios de nuestra provincia sigan manteniendo su vida, sus empresas y su riqueza.

María Soledad García

Presidenta de CEOE-CEPYME GUADALAJARA

Deja un comentario

Cerrar menú
Ir a la barra de herramientas