Francisco J. Montes : “Creo que el mundo rural va a ser importante tras la crisis del COVID-19”

El alcalde de Molina de Aragón, Francisco Javier Montes, manda un mensaje de tranquilidad a sus vecinos y cree que esta crisis puede ser una oportunidad para los pueblos.

Tras el primer mes de confinamiento tras decretarse el estado de alarma debido a la pandemia del COVID-19, Molina de Aragón vive cada día con la esperanza de volver a la rutina y la normalidad lo antes posible. Una situación de excepcionalidad que ha conllevado una serie de medidas, como en el resto de los pueblos de nuestro país, para prevenir posibles contagios y hacer más llevaderos los días sin dejar de atender las necesidades básicas de los vecinos. Así lo señala el alcalde del municipio, Francisco Javier Montes, quien nada más empezar la crisis sanitaria lanzó los correspondientes bandos con los decretos emitidos por el Estado central donde “aconsejamos primero y luego exigimos a la gente que no saliera y tomara todas las medidas de precaución  indicadas”.

Al inicio se hicieron grupos de coordinación para que la gente no saliera de casa con concejales y trabajadores del Ayuntamiento. “ Se hicieron mascarillas, cerca de mil mascarillas para la gente. Primero se dieron al centro de salud, ambulancias, trabajadores del ayuntamiento  que necesitan salir porque la gente de administración está haciendo teletrabajo y todo sigue funcionando”, explica Montes.

Por otra parte, se continúa realizando los servicios esenciales de recogida de basura “ y desinfectando mediante la barredora mientras que se hacía con agricultores aquellas calles con difícil acceso. También se ha ido desinfectando los contenedores y los agentes de Geacam ha desinfectado las dos residencias de ancianos”, donde afortunadamente no se ha presentado, por el momento, ningún caso de COVID-19, además del centro de salud, el supermercado, las farmacias y los establecimientos con autorización para abrir al estar establecidos como servicios esenciales.

Atención a los colectivos especialmente vulnerables

Molina cuenta con dos residencias, una de ellas de titularidad pública y gestionada por la Junta y otra gestionada por la Común del Real Señorío, con cerca de 100 residentes en total. “Quiero felicitar a las direcciones de cada centro y a todos los trabajadores porque se anticiparon mucho antes al problema que podía venir. Y por ahora, vamos a tocar madera, el virus no ha entrado en ninguna de las residencias”, destaca el primer edil.

Montes señala que se está llevando a cabo varias acciones entre el colectivo de mayores del municipios. Una encaminada a la parte emocional, para que no se sientan solos, de modo “que les llevo yo personalmente a cada uno una carta con un pequeño regalo, con todas las medidas de precaución, pero como una manera de estar con ellos y decirles que todo esto va a pasar”.

Por otra parte, con la gente que vive en sus domicilios, se está gestionando la comprar de productos esenciales en coordinación del ayuntamiento y agentes medioambientales. “Son personas que están bien pero no dejan de ser población de riesgo y sus hijos están fuera. Así evitamos que salgan a las calles”, explica Montes, que ha dispuesto su número personal para atenderles directamente y tomar nota de las listas de la compra que gestionan con el supermercado para que les llegue todo lo necesario. “No hacemos intercambio de dinero ni nada. Se hace una cuenta y cuando pase esto ya se verá cómo se gestiona”, apunta.

También se está atendiendo a los niños en esta dura etapa de confinamiento y el Consistorio está felicitando y entregando un regalo a todos aquellos que cumplen años en estos días.

Además, desde el Consistorio está pendiente de las personas de especial vulnerabilidad y “hemos coordinado con el colegio para que todos los niños tengan un ordenador en casa para hacer sus tareas”.

Como en muchos otros municipios de España, Molina de Aragón también vio llegar a personas de las ciudades en los primeros días de confinamiento. Por ello, el alcalde sacó un bando donde llamaba a todas aquellas personas con raíces en el municipio o con segundas residencias se abstuviesen de venir, resaltando que no se trataban de unas vacaciones y llamando “de forma contundente” a que evitasen acercarse al municipio. Algo que parece se ha regularizado y a día de hoy, “la gente está dando ejemplo y tanto de fuera como los que están aquí permanecen en sus casas y la inmensa mayoría se están comportando”, destaca el primer edil.

Montes lamenta que no se faciliten datos sobre casos en el municipio aunque lo acepta “pero preferiría tener información sobre mi municipio, teniendo en cuenta la máxima discreción de los datos, porque mucha gente me pregunta y yo no puedo trasladar tranquilidad. La falta de información siempre genera inquietud aunque creo totalmente en las autoridades sanitarias”, añade y ofrece la total colaboración de la administración local para combatir la pandemia.

“La gestión de aquí hacia el futuro es primeramente adquirir  más material para protección que se sume al ya recibido por Diputación, que ha enviado para ayuda a domicilio y está pendiente que nos llegué más”, afirma. “Seguimos intentando conseguir material para que nuestras residencias, centro de salud y nuestra gente de aquí trabaje segura” porque reconoce que a día de hoy tienen carencias, como en otros municipios, pese a que “una empresa de farmacia nos ha hecho donación de mascarillas”.

Pensando en la fase de recuperación

Más allá de las medidas presentes, Montes, como muchos otros responsables políticos, tienen la mirada puesta en el día después a la crisis y el periodo de recuperación económica y social en la que muchos necesitarán apoyo. “Cuando la crisis del 2008 tardó en venir pero cuando vino nos costó tres veces más que en cualquier ciudad el reponernos”, señala, aunque manifiesta “ser optimista y pensar que cuando se deje abrir los restaurantes, hoteles y casas rurales, la gente, sobre todo de las ciudades, va a pensar en venir al pueblo en lugar de la playa donde puede haber más gente”. En este sentido, confía en que esta crisis sea una oportunidad para estos territorios más apartados, menos aglomerados y más tranquilos como la comarca del Señorío y “creo que el mundo rural va a ser importante tras esta crisis”.

No obstante, el Ayuntamiento ya prepara posibles acciones de apoyo, especialmente, al sector turístico. “Desde el Ayuntamiento tomaremos medidas dentro de todas nuestras competencias”, añade Montes, quien no puede avanzar todavía ninguna de ellas ya que están en fase de definición.

Por último, el alcalde de Molina ha querido enviar un mensaje de tranquilidad a sus vecinos. “Que sepan que estamos haciendo todo lo posible para que este dichoso virus se vaya de nuestros pueblos y tarde y temprano disfrutaremos de nuestras calles y plazas”, concluye.

Imagen. Junta de Comunidades Castilla-La Mancha.

Deja una respuesta

CAPTCHA ImageChange Image

Cerrar menú
Ir a la barra de herramientas