La exposición del Camino del Cid llega a Molina de Aragón

La exposición del Camino del Cid ha comenzado a itinerar por la provincia de Guadalajara y desde el próximo 2 de octubre recalará en Molina de Aragón.

Por el momento, ya hay cinco pueblos que acogerán esta muestra del Consorcio Camino del Cid con la que se pretende acercar al público general información sobre el Cid histórico y mítico, el Cantar de mio Cid, las características del recorrido así como las diferentes rutas y los atractivos turísticos que las conforman.

La exposición ha arrancado en Muduex y viajará a Molina de Aragón el próximo 2 de octubre donde permanecerá hasta el 18 de octubre y luego proseguirá por Mandayona, Hita y Jadraque.

La muestra está formada por una serie de paneles, diseñados por Julián de Velasco, con los que se explica al visitante algunas de las singularidades de la ruta.

La exposición es una muestra divulgativa sobre el Camino del Cid: contiene información sobre el Cid histórico y mítico, el Cantar de mío Cid, las características del recorrido así como abundantes mapas de las diferentes rutas y de sus principales atractivos turísticos.

El Camino del Cid es un itinerario turístico cultural que atraviesa España de noroeste a sudeste y sigue las huellas literarias e históricas de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, el famoso caballero medieval del siglo XI.

El Cid y Molina

Según el Cantar de mío Cid, tras asentarse en el Poyo del Cid Rodrigo impuso el pago de un tributo al señor musulmán de Molina. Este, de nombre Avengalvón, se convierte en un fiel aliado y amigo de paz. De noble y hospitalario carácter, hace de la Molina islámica una plaza segura para Jimena, sus hijas -Elvira y Sol-, Álvar Fáñez y otros caballeros del Cid. Aquí pernoctan en varias ocasiones e incluso son escoltados por guerreros musulmanes molineses en sus viajes entre Castilla y Valencia.

Al parecer, la figura literaria de Avengalvón tiene su origen en la figura histórica de Ibn Galbun, líder militar musulmán, a caballo entre los siglos XI y XII, señor de Molina, según recoge este Consorcio en su web.

Es posible que a principios del siglo XI, durante la fitna o guerra civil andalusí, Molina estuviera bajo la influencia de la taifa de Zaragoza, pasando en 1046 a pertenecer a la taifa de Toledo, regida por Al Mamún.Años después, en 1085, Alfonso VI se haría con el poder de la taifa toledana, pero Molina quedó fuera de su influencia.

En realidad, la pertenencia según las circunstancias a uno u otro reino era bastante endeble: este tipo de plazas de frontera disfrutaban de una gran autonomía. Molina era un enclave militar bereber. Uno de sus gobernadores fue Ibn Galbun, quien quizá pactó en su tiempo con el Cid (es probable que esto sucediera pero no hay pruebas documentales que lo confirmen). Y es posible que este Ibn Galbun sea el mismo que aparece del lado musulmán como señor de frontera en la batalla de Cutanda, en 1120.

La conquista de la Molina musulmana por Alfonso I el Batallador tuvo lugar en 1128, tras un asedio de más de un año. Como base de operaciones el aragonés Alfonso mandó edificar una fortaleza a unos cinco km al sureste de la población, un «castillo nuevo» que con el tiempo daría lugar a la pequeña población de Castilnuevo.

Esta primera ocupación cristiana de Molina no pudo consolidarse y en 1134, a la muerte del Batallador, Molina pudo ser abandonada a los musulmanes, aunque pronto sería recuperada y pasaría a manos de la Corona castellana.

Se puede ampliar más información sobre el Consorcio Camino del Cid y sus actividades en www.caminodelcid.org

Imagen: Consorcio Camino del Cid

Deja una respuesta

CAPTCHA ImageChange Image

Cerrar menú
Ir a la barra de herramientas