Molina de Aragón aprueba las primeras medidas de apoyo a empresas tras la crisis del Covid-19

Castillo de Molina de Aragón. // Foto: Marta Perruca

El Ayuntamiento de Molina de Aragón está impulsando las primeras medidas para apoyar a las empresas en la reactivación de la actividad tras la crisis del Covid-19. Así, en un reciente pleno extraordinario celebrado, se ha aprobado la suspensión de la Ordenanza Fiscal reguladora de la tasa de la ocupación de suelo público de mesas y sillas, es decir, la tasa de terrazas como una medida que permita reactivas más ágilmente el sector de la hostelería en la comarca.

Durante el mismo se aprobó una disposición adicional a esta Ordenanza por la que queda en suspenso hasta el 31 de diciembre de este año y que afectará a cerca de una treintena de establecimientos del municipio, según señala su alcalde, Francisco Javier Montes.

“Sumado a la exención de la tasa, también les hemos dejado ampliar el espacio de modo que han compensado ese aforo limitado a lo que se une el aforo de dentro en mesas”, comenta Montes.

Además, el Consistorio va a abonar el coste de la elaboración de códigos QR para digitalizar las cartas en el sector de la restauración.

Desesecalada

El alcalde agradece la prudencia de la gente en la desescalada.  Cabe recordar que Montes fue uno de los alcaldes de municipios que lanzó un bando municipal en el que pedía a los propietarios de segundas residencias en el municipio que permanecieran en sus viviendas habituales y no se trasladen a Molina por “responsabilidad y prudencia” cuando la provincia entró en Fase 1.

Dada las características propias de Molina, entre ellas, la elevada edad de muchos de sus vecinos, el alto volumen de población estacional y el ser centro comarcal de servicios, consideraba que el cambio a la fase 1 de la provincia implicaba el incremento del riesgo de contagio de sus vecinos, al ser posible viajar en la misma provincia, por lo que hizo este llamamiento que parece ha surtido efecto y la desescalada está siendo paulatina y prudente. “Por ahora con muchísima tranquilidad y esperando que poco a poco puede venir gente y sean tan prudentes y responsables como ahora. En estos meses hemos hecho un llamamiento a la prudencia pero nos alegra ver a la gente y que quieran venir a nuestra comarca”, afirma.

A día de hoy, señala Montes, el 90% de los bares del municipio ya han abierto sus puertas “y las terrazas este pasado fin de semana estaban prácticamente llenas”. El primer edil afirma que “tenía dos sentimientos enfrentados. Por un lado esa prudencia y por otro queremos activar la economía de la zona y para eso es esencial que llegue gente”, añade. En este sentido, confía en que esta crisis sea una oportunidad para estos territorios más apartados, menos aglomerados y más tranquilos como la comarca del Señorío y atraiga a muchas personas este verano. “Cada vez hay más gente que se está concienciando, empezando por las administraciones, que ven posible vivir en una zona como Molina y teletrabajar”, señala para lo que el municipio ya cuenta con buenas comunicaciones gracias a conexiones de fibra suministradas por dos compañías, algo esencial en la actualidad. “Una parte buena que creo vamos a sacar de esto es valorar lugares que no tengan grandes aglomeraciones. Y aquellos que en su día se han ido de Molina puedan ahora teletrabajar desde aquí”, comenta este alcalde que intenta ver la parte positiva a esta crisis derivada de la pandemia.

Deja una respuesta

CAPTCHA ImageChange Image

Cerrar menú
Ir a la barra de herramientas