Peñalén ultima un albergue y la construcción de una potabilizadora

Situado a 1.400 metros de altitud y con apenas 76 vecinos censados, Peñalén lucha por mantener población y servicios y mejorarlos en la medida de lo posible. Así lo señala su alcaldesa, Esther Rubio, quien se estrenaba en el cargo en las últimas elecciones en un mandato “peculiar”, como ella señala, marcado por la pandemia.

“Llevaba muchos años como presidenta de la Asociación Cultural y de una cosa derivó a otra. Ahora que tengo más tiempo libre y ganas de hacer algo por el pueblo, pero ha sido complejo por las circunstancias del covid”, afirma esta alcaldesa quien afirma que poco a poco se van haciendo cosas, algunas pequeñas, pero “importantes para nuestros vecinos”, seis nuevos empadronados en el último año

En este sentido señala que, más allá de los asuntos cotidianos, “he prestado atención a los jóvenes, en especial a los desempleados, porque estas personas que se han empadronado son la mayoría hijos de personas que nacieron en Peñalén y emigraron fuera y nacieron fuera y ahora han retornado al pueblo de sus raíces y más o menos están encontrando trabajo. Y esa labor también es una tarea municipal aprovechando los planes de empleo que hay o haciendo de intermediaria con toda la información de talleres, cursos y ofertas de trabajo que me llega”, afirma.

En ese sentido, señala que dos de los nuevos jóvenes vecinos han sido contratados por entidades locales, “en concreto el Ayuntamiento con un plan de empleo y la Mancomunidad del Alto Tajo. Otros en una mina de un pueblo vecino”.

Estos nuevos vecinos dan un respiro a este pueblo que, como la mayoría, cuenta con un perfil de vecinos de elevada edad.   “La mayoría son jubilados, hay un único ganadero y luego sí tenemos dos bares restaurante y hay casas rurales”, señala Rubio, quien ve en el turismo un potencial para atraer visitantes y dinamizar la zona. De ahí que este año van a inaugura un albergue “denominado de alta montaña porque tiene difícil acceso. Está en las antiguas casas de los maestros del pueblo que hemos acondicionado y contará con 14 plazas”.

“El futuro es el turismo y el teletrabajo, pero el problema que tenemos es que la señal a internet no es buena, lenta, irregular”, señala la primera edil quien afirma que “la fibra está a punto de llegar. Está ya la empresa adjudicataria y confía en que llegue en breve”.

Y es que en la pandemia no faltaron vecinos interesados en asentarse pero que no lo hicieron por falta de buena conexión para teletrabajar.  “Si hubiesen tenido buena conexión a internet no habrían dudado en irse allí a vivir”, asegura Rubio. “Había ya cinco jóvenes que teletrabajaban y veían las ventajas de cumplir su horario y luego disfrutar de salir al campo a los espacios naturales, pero no pudieron”.

Pequeñas pero importantes actuaciones

En este municipio con un presupuesto de apenas 120.000 euros, las ayudas de Diputación y Junta, como administraciones superiores competentes, son esenciales para realizar cualquier actuación por pequeña que sea.

“La Diputación desde que llevo de alcaldesa en estos años nos ha ayudado muchísimo a través de los fondos Focodem porque el presupuesto, entre personal y gastos fijos casi se va, y no tenemos autonomía para atender las necesidades, aunque sean pequeñas del municipio”.

No obstante, a lo largo de esta legislatura se han puesto contenedores para reciclaje, antes inexistentes, también algunos espejos panorámicos en algunas calles con puntos conflictivos, así como paneles informativos municipales en el centro del pueblo para que cualquier bando o información “porque la gente mayor no está adaptado al formato digital ya que el 90% no tiene internet en su móvil”, explica la primera edil.

“Además, hemos cambiado las farolas por otras de LED más ecológicas y económicas, ganando en eficiencia energética y hemos puesto un puesto de señalización de los puntos de interés del pueblo como la iglesia, el río, etcétera”, añade.

Por último, se ha renovado el mobiliario del parque infantil y se ha puesto aparatos de gimnasia y rehabilitación para mayores en un parque a la entrada del municipio, entre otras acciones, muchas vinculadas al covid como el reparto de mascarillas o el gasto para paliar los efectos del temporal Filomena el pasado año.

Construcción potabilizadora

“De la mano de la Consejería de Agricultura vamos a llevar a cabo la impermeabilización de los depósitos de agua y la construcción de una potabilizadora que es un clamor porque aquí el agua tiene mucha cal. Ya está presupuestada y asignada y prevista para este año”, explica Rubio.

Además, en estos dos años que restan de legislatura tiene previsto ampliar el cementerio, que también es otra necesidad.

“También vamos a acondicionar parte de las antiguas escuelas para hacer una prolongación o delegación del Geoparque de Molina de Aragón y hacer una especie de geomuseo de la minería de aquí, de Peñalén”, comenta la alcaldesa que también espera que este año, tras dos años cancelada por la pandemia, el municipio pueda acoger en agosto finalmente la Fiesta de los Gancheros.

Fotos: Ayuntamiento de Peñalén

Deja una respuesta

CAPTCHA ImageChange Image

Cerrar menú
Ir a la barra de herramientas