tierra.molinesa@gmail.com

La tradición del Pimpollo en Tordesilos

La ronda recorre las calles de Tordesilos.

En mi zona y yo creo que en la mayoría del Señorío, cada pueblo tiene su, por decirlo de manera fina, peculiaridad y mi pueblo, Tordesilos, no iba a ser menos: Siempre hemos sido “fiesteros” y la verdad es que razón tienen; actualmente se siguen celebrando cuatro fiestas importantes en el pueblo:

El 25 de Abril tiene lugar la Fiesta de San Marcos (para los de Setiles, el santo de los huevos) día en el que se hace una romería hasta su Ermita, próxima a las Minas de Ojos Negros, y después de escuchar o no, la Santa Misa se celebra una comida de hermandad sufragada por el Ayuntamiento. Antes cada uno llevaba su merienda y eran típicos los huevos duros, de ello el topónimo añadido por los setilanos. No es necesario comentar la sobremesa si la comida la sufraga el Ayuntamiento….

El 12 y 13 de Junio, se celebran Los Corazones y San Antonio, que hasta hace unos 40 años eran las fiestas mayores del pueblo: El día 12, los que estaban en edad, tomaban la Primera Comunión y ambos días había música de orquesta; el conjunto habitual era “Jesús y sus Muchachos” de Blancas.

El 15 y 16 de Agosto son las fiestas de La Virgen y San Roque, actualmente las más populares con cuatro o cinco días de duración, sobre todo desde que formamos parte de la España vaciada, teniendo en cuenta que ésta  es la época del año en la que más nativos estamos en el poblado. Recuerdo que antes de la mecanización de la agricultura, los pueblos de alrededor nos cantaban algo así como:

«La gente de Tordesilos

Siempre va al revés

Celebra sus fiestas

Cuando más tienen que hacer».

Por último, el 4 de Diciembre se celebra Santa Bárbara, día en la que tenían lugar las corridas (carreras para los finolis) y el Alcalde premiaba al que ganaba cada una de ellas. Para continuar la fiesta, el Ayuntamiento invitaba a una jarra pequeña de vino a cada padre de familia. Menos mal que esto último ha sido suplido por una cena para todos y los premios de las corridas son iguales para todos los participantes.

De todas formas, mi intención no es hablar de estas fiestas sino comentar que la Asociación Cultural Amigos de Tordesilos está reactivando determinadas costumbres, más festivas que otra cosa, que se celebraban en el pueblo y que, con la emigración, prácticamente se habían perdido. Hoy quiero centrarme en una de las que, en su reactivación, más éxito ha tenido: El Pimpollo.

El Pimpollo erigido en la localidad de Tordesilos.

El pimpollo, como su nombre indica, consiste en una o varias vigas atadas y terminadas en la punta con alguna rama verde del árbol que sea; se pone la noche de San Juan y se quite el día de San Pedro. Antiguamente, la puesta del pimpollo era una ardua tarea, había que hacer tijeras y, poco a poco, elevar las vigas hasta su posición vertical, ahora mismo llega el Yoni con su retro y en un pis pas, pimpollo plantado.

 Lo más característico es que, una vez puesto, los mozos hacen una ronda por el pueblo y cada uno le tiene que cantar obligatoriamente a su “chica”; esta obligatoriedad llegaba al punto de que si uno era mal cantador, le pagaba a otro para que éste le cantara. Si nos descuidamos un poco, igual hacen un “trío”. Como para hablar de esto en las décadas de los 50, 60 y 70.

La fiesta la hemos ajustado a los tiempos y gentes actuales. Se planta el pimpollo por la tarde y seguidamente se hace la ronda. Ciertamente, no viven mozas casaderas en el pueblo, pero ello no desanima a que cada uno le cante a su madre, mujer, hijas … Lo importante es continuar la tradición y, como las posibilidades actuales lo permiten, se continua con una cena y una sesión de bailables hasta que el cuerpo aguante.

*** Antonino López Malo es natural de Tordesilos e Ingeniero de Telecomunicaciones. Su vida laboral ha transcurrido siempre en el mundo de la Informática, siendo el director de Comunicaciones y Microinformática del desaparecido Banco Zaragozano.

Actualmente cuenta 63 primaveras y está jubilado, pero cuando lo necesita, le echa una mano a su hijo, que también es Ingeniero y se dedica a las comunicaciones. La mayoría de las redes locales WiFi del Señorío las ha instalado él a través de su empresa «TEconecta».

Entre sus aficiones se encuentra andar, montar en bicicleta , leer, sobre todo, novela negra y jugar a las cartas, en especial, al guiñote.

Deja un comentario

Cerrar menú
Ir a la barra de herramientas