Selas busca emprendedores para dar uso a las antiguas escuelas

El municipio de Selas, a las puertas del Alto Tajo, tiene un objetivo principal que comparte con sus vecinos de la comarca y provincia: generar alternativas de empleo y actividad para atraer a pobladores a la zona.

Actualmente son 44 los empadronados, “aunque en pandemia fuimos unos 50 porque había mucho teletrabajo, pero ahora vivimos cerca de una veintena. En la línea de los pueblos de alrededor”, señala su alcalde, Felix Martínez, consciente de la situación de su municipio.

Así, en Selas hay dos agricultores, “que llevan el 90% de la tierra, pero no viven en el pueblo, luego hay una casa rural que lleva una pareja, y el bar y centro social que ha sido adjudicado a una pareja que ha llegado hace dos semanas. Se lo damos gratis y les damos vivienda gratis y lo único que tienen que hacer frente es pagar la energía eléctrica”, explica este primer edil que sabe de las dificultades para atraer a personas que apuesten por el mundo rural.

Darles uso a las antiguas escuelas, objetivo prioritario

El alcalde de Selas tiene como máxima aspiración en esta legislatura darle uso a las antiguas escuelas donde hace 14 años se planteó una vivienda tutelada, hoy inclusa y sin función.

“Eran las antiguas escuelas y se programó para casa tutelada, con una obra y reforma que se ha quedado sin terminar. Ahora le he cambiado el destino para que sea utilizada como casa rural, hospedería o similar. Está muy bien situada, cerca de la carretera, con espacio para hacer aparcamiento y terraza”, explica el primer edil.

Son 900 metros de parcela y más de 400 metros cuadrados construidos. “La damos gratis durante 20 años con la finalidad de que terminen las obras y le den destino. Lo sacamos antes de la pandemia, pero no se concretó y lo vamos a sacar por segunda vez ahora”, adelanta el alcalde que estima que la inversión rondaría los 50.000 euros, pero lo tendría en explotación 20 años.

Otra de los asuntos pendientes es la reforma integral de la sede del Ayuntamiento, cuyo edificio se encuentra apuntalado, por fuera y por dentro, debido a su deterioro. Cuentan con el dinero, aportado por la Diputación, desde hace casi 3 años, pero un problema judicial les impide hacer la reforma y llevan desde entonces en el antiguo horno.

“Necesita una obra integral que no puede avanzar debido a problemas jurídicos derivados de una de las viviendas del piso superior, que está arrendada, se niega a ser desalojada. No podemos iniciar las obras, según Diputación, porque debemos certificar que tenemos la plena disponibilidad del edificio”, explica Martínez, que confía que antes del verano el Tribunal Supremo resuelva el asunto que actualmente está en casación.

Pero no todo son sombras, un punto fuerte de este municipio es que cuenta con internet por fibra. De hecho, una veintena de casas cuentan con esta instalación y eso ha permitido teletrabajar a mucho impulsando, como antes decía Martínez, la población en medio de la pandemia y presentándose como una herramienta para atraer nuevos vecinos.

Pese a todo, el alcalde no se plantea hacer un espacio coworking “porque no se ha detectado esa demanda. El que la necesita se la pone en casa y si es algo puntual yo les dejo mi casa si lo necesitan”, afirma.

Esfuerzo por recuperar el patrimonio

Martínez reconoce que el 90% de sus esfuerzos es recuperar patrimonio del municipio “porque Selas tenía muchos pinares, con ingresos en la época de la resina y madera”, pero tras el incendio de 2005 se quedó arrasado. A ello se suman muchos edificios, como el antiguo cuartel de la Guardia Civil, con 8 viviendas, 6 de ellas alquiladas.

Por último, un proyecto que está a punto de arrancar es la ampliación del cementerio.

Fotos. Cedidas por el Ayuntamiento de Selas.

Deja una respuesta

CAPTCHA ImageChange Image

Cerrar menú
Ir a la barra de herramientas